CUANDO EL ESTADO ACTUA

Por isabel Pérez Santana

Santo Domingo 18-11-9-RD

Me desplazaba por una de las vías principales de Villa Mella.

De repente salieron a la vía, dos hombres, como si salieran de la nada. No ví el lugar donde se aconbechaban. Así hacen los delincuentes en esa área de Santo Domingo.

Se tomaron la vía peatonal para ellos. Abrieron sus brazos, arquearon sus cuerpos, caminaban con sus piernas entreabiertas como si los genitles fueran tan grandes que no le cupieran en su lugar natural.

Ante aquel espectáculo tan despreciable, y tan revelador de lo degradante de su acción, me sentí turbada. Traté de caminar rápido para irme  de su área de visibilidad pero ellos caminaon más rápido, eso me confirmó que se movían en función de mí.

En esa peligrosa situación me desplazaba, siempre calculando la manera de salirme de su escena, ya que ellos se habían  activado  en acción delictiva en relación a mi.

Estaban en su apogeo cuando también de la nada apareció un policía militar, con las esposas flotando en su cintura como flota el traje de una balerina de belidance.¡Así! Tenía los dientes apretados. Los dejaba ver. Como lobo en ataque. Y venía de frente.

Al ver los delincuentes sexuales  aquel espectáculo se desinflaron.¡Como globo pinchado!

A partir de ese momento hubo espacio para que pasaran otras personas por la vía peatonal, caminaron a pasos cortos, pero siempre tataron de disimular el terror que tenían encima. Continuaron en la misma vía, pero  buscaban la manera de salirse sin más heridas  en su orgullo.

Finalmente encontraron un local  comercial donde se pudieron escabullir. Uno de esos centros comerc iales  donde cabe de todo porque vende mercancías para todo público.Hasta que llegaron a ese lugar no pudieron salirse de la vía.

Sólo en un centro comercial como ese podían estar escapados sin problemas inmediatos. Eso los evidenció aún más.

Yo me sentí aliviada y me reía internamente al ver la situación. También me alegré del recurso estatal  que Dios activó para mi en aquel momento de verdadera necesidad.

Luego pensé en todo lo sucedido y temí que lo peor me pudo pasar.

Gracias a Jehová, Dios, mi Dios  que activó recurso a la altura de la circunstancia para mi.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: