LADRIDOS EN EL PEATONAL

Por: Isabel pérez Santana

Santo Domingo-13-1-10-RD

Mientras  trabajaba en la presente publicación,  se  escuchaba el ladrido de uno de los perros dela comunidad.

Ellos amanecen fuera de la casa. Así cuidan la vecindad de algún delincuente.

Al escuchar los ladridos por unos momentos, largos, medio grité el nombre del perro. se llama Tomi, disminutivo de Tom,  nombre de su padre.

Me asomé a la ventana, a las doce de la noche. En estra comunidad esa esuna hora dura. Las personas buscamos estar en n uestras casas y con las puertas cerradas.

Pero yo me asomé a la ventana, miré y no vi a nadie. Me desplacé  hasta la sala, donde tenía las ventanas abiertas  y al ver que no sucedía nada, pensé que Tomi le ladraba a un gato, los cuales abundan por las nohes en las azoteas.

Pero de pronto sucedió algo bello

Por  la entrada del peatonal venía  una hermosa perrita  salchicha. Caminaba en línea recta hacia Tomi.Era la novia del fiel animal.

Venía hecha toda una fiesta meneando su rabito. Ninguno me miró. ¡Jesús, que ignorada! Ambos animalitos se toparon  la naríz.

El, posesivo, alto y elegante. Ella, miniaturita, diminuta y melosa.

Al ver el panorama, me retiré de la escena y cerré mi ventana.

Me reí, pués yo esperaba tener que enfrentar  algún peligro y en cambio fui  testigo de un bello romance.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: