EL PUEBLO DEL AMOR TIENE UN PRESIDENTE QUE ES UN AMOR

Por: Isabel Pérez Santana

15-1-10-RD

Caminando dentro del área de su partido, área de la base central, entré a un pequeño colmado as suplir una necesidd que no recuerdo ahora. Pudo ser un refresco.

Me lo encontré enguyendo un añuga perros, acompañado de un refresco. Alto, delgado, con una camisita a cuadros que le restaba un paquete de años. Al vernos nos saludamos.

Iniciamos una conversación dentro del marco maestro-alumno. Afable pero respetuoso.Muy formal, pero siempre agradable con las personas.  la conversación terminó en enojo.

El tratando de convencerme de que  don  Juan Bosch , en caso de ganar las elecciones respetaría la libertad de culto,  yo insistía en no creerle y al  ser religiosa era algo de vital importancia para mi.

En lo adelante sólo nos mirábamos de lejos.Su mirada se tornó fría y cortante como el acero. El en vehículo, yo a piés, en la misma dirección, y no me invitaba a subir.

Pero esa con ducta pudo deberse a que él usaba un chevrolet, a la hora que nos encontrábamos, y en realidad el carro suyo era un Wolsvagen.

Yo me sentía igual, pues  estaba en la vía vehicular y en realidad esperaba  transporte. Pero con sideraba inadecuado que no fuera cortés,   después de la discusión.

A los muchos años, Dios lo hizo pacificador, de tal manera que  le puso nuevo nombre a la capital dominicana. ¡La Capital de la Paz! Y cuando hay que resolver un rebú lo desigan a él.

En esta catástrofe que le ha acontecido a nuestros hermanos haitianos, al verlo  junto al presidente Preval, todo cooperación y ayuda, haciéndo maravillas, me digo, si el presidente Fernández tuviera mi caso  como abogado quizás lograría justicia para mi.

Pero también pienso, él se divorció y que se sepa no dejó millonaria a su ex esposa, nunca he escuchado que su ex señora sea millonaria a consecuencia de la partición de los bienes si es que los hubiera  para entonces.

Otros hombres públicos  dominicanos también se han divorciado y no he escuchado que sus ex sean millonarias a causa de la partición de los bienes, y ellos sí.

Entonces, porqué yo he de esperar  que dentro de esta sociedad, donde las mujeres nos confiamos a los sentimientos  para recibir nuestros derechos, y hasta donde se sepa no lo recibimos, a menos que tomemos  las de la ley, a tiempo; yo que atué con los sentimientos solamente, voy a recibir ayuda de un hombre? ¡El presidente es un hombre, aunque sea abogado!

¡Pero me gustaría verlo trabajando mi caso! Me gustaría ver que hace Dios por medio de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: