¡NO ENCUENTRO TITULO!

Por: Isabel Pérez Santana

Santo Domingo-8-2-10-RD

Al desplazarse los transeúntes por la esquina  Mirabal con Charle, en Santo Domingo Norte, reciben multitud  de ofertas choferiles para desplazarse al Kilómetro nueve de la Carretera Mella.

En la bomba de gasolina hay un mercado libre  de ofertas choferiles para el nueve.Desde ese punto hasta finalizar la esquina de la tienda la Sirena se mueven  cinco  tipo de ofertas de transporte público de bajo costo. Hay un sesto que es el servicio de taxis, el cual es un mundo aparte.

Están las ofertas de la bomba de expendio de gasolina, más adelante  está la parada de minibuses, los cuales llegan hasta la autopista de Las Américas; un poco más adelante está una parada de carros con varias rutas en ofertas.

Tenemos también en la misma área, la parada de la OMSA, y finalmente tenemos un mercado libre  compuesto por los carros que pasan por el área, ofertan hasta donde lleguen, pero no se detienen hasta llenarse.

Ninguno de esos puestos de oferta de transporte tiene identificación, excepto el de la OMSA, transporte del Estado, el cual hasta hace poco tuvo un punto de parada oficial, pero con los trabajos del elevado ya no existe, aunque sí la costumbre.

Al tener tantas opciones, los usuarios elegimos el que más nos convenga.¡ Sin problemas! Una verdadera libertad de elección.

Con tantas opciones una se alegra de  usar la ruta de la Charle. Estaba en afán de lograr un transporte de entre todas las opciones mencionadas. De repente se para delante de mi un joven con  chaleco para el frío,  próximo a las doce del día, con una temperatura serca de los 30 grados.

Me dice que no pida carros  para el nueve en esa área. Como siempre he tomado la quinta opción donde necesite tomarla, no le hice caso. El joven no tenía identificación de rol de organizador de transporte, en el área no hay señalización. Me dijo que si insistía, al montarme en el vehículo me daría “un mal golpe con la puerta”

Insistió, yo le pregunté si era organizador; afirmó, le riposté que debía tener una identificación visible, (secretamente no le creía). Además le advertí que esa no es la forma. También me identifiqué como periodista y le advertí que escribiría.

Se enojó, palideció, temí agresión física. En ese momento se apersonó otro “organizador” y le dijo al primero “déjala que la atraquen”. Entendí se me hacía una amenaza, y no una advertencia.

Me alejé del lugar, me desplacé hacia la parada de la OMSA y llamé al cuartel. Consideré que el caso no era para menos. También,  al mirar hacia atrás  ví  que se apersonó un AMET ( es el policía especialista de tránsito de la República Dominicana).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: