LA OMSA PIERDE EL GLAMOUR

Por Isabel Pérez Santana

Santo Domingo-24-3-10-RD

Es sabido de todos los dominicanos que la instauración nos costó grandes dolores de parto.

En realidad fue un parto doloroso, especialmente para  los choferes urbanos quienes en los tiempos iniciales se vieron golpeados literalmente, y fuimos testigos de una golpisas que le propinaron a un jovenque se desplazaba en una moto.

Para establecer el sistema de transporte organizado, denominado OMSA ( Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses) toda la población debió pasar  por un proceso a paso forzado. Por un lado esta la negativa al mandato( en caso de los chofres) y por otro  el zapato apretado de   un sistema organizado y elegante, que  obligaba a los usuarios a establecerse en una parada.

En ese proceso la población pasó de todo. Y el Estado también pagó su tajada de instalación, como fue  la publicidad  desplegada en los medios.

Acondiconar las áreas para establecer  el corredor, enfrentar el disgusto silencioso  de los choferes, el reto de su ira, inventárselas para quitarse el chantaje del enojo choferil contra las medidas nuevas…

Hoy, al cabo de unos años, vemos que la rigidez de las medidas está flojando, y de estaciones fijas paa abordar los  autobuses,  los pasajeros abordan,  no sólo fuera de las paradas específicas, sino desde carriles interiores de las vías, donde los usuarios  exponen sus vidas y es penado por ley abordadr vehículos, pues son carriles exclusivos para desplazamiento de vehículos, no para abordar.

Este deterioro conductual es reiterado, en vías de gran tráfico vehicular.

Ante  esta conducta, a la oportunidad pregunté alchofer porqué actuaba de esa manera. Me espetó, trató de bloquear mi conversación y protesta, se le unió una parte del público, principalmente damas. ¡Damas!

Algunos caballeros también se le unieron al chofer quien trataba, a toda costa, de justificarse.

En todo momento mantuva  esgrimida  la razón de mi protesta.”Nos ha costado mucho obtener ete  orden  en el tránsito y debemos mantenerlo”. El autobús se ” prendió”. Se armó una algarabía de un alto ´porcentaje de usuarios que respeldaó la mala acción del chofer y  se oponía a mi plantemiento.

Se escuchó una  voz que gritó “Oigan eso”,  se mofó,  “Que a todos nos ha costado mucho, a ver qué le costó a ella”. Insistí que a todos nos ha costado mucho lograr  lo que tenemos.

Ante la fortaleza de mi posición, y como para callarme alguien gritó a mi espalda “Los corruptos son los primeros que protestan”, pasaron unos segundos, cuando me di cuenta de lo que insinuó le respondí que no soy corrupta, ni trabajo en el gobierno, ni voto morado, sino que es necesario sostener lo avanzado, o tendríamos que volver a comenzar”.

Ante este razonamiento hubo silencio, epro entendí que se cernía amenaza  de agresión física,  porque me nació la inquietud de caminar hasta el fondo del bús, y al llegar me encontré con un policía uniformado, entonces  sentí que estba en peligro. ¡Alabé a Dios!

Cerré mi protesta  afirmando que  en ese día todos habían sido testigo de que alguien si da seguimiento a los logros obtenidos por el pueblo, que no todo el que defiende  un logro es  corrupto y que los logros los obtenemos todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: