UNA MUESTRA

Por Isabel Pérez santana

Santo Domingo-13-7-10-RD

Hoy, cuando escribo este artículo, me ví en la urgencia de llamar a la policía para que patrullaran el área, debido a la elevada contaminanción que se experimentaba en el aire. ¡No se podía respirar.

En la estación policial me preguntaron lo que sucedía, le expliqué que el aire estaba lleno de pestilencia  y le solicité si tienen un escuadrón especialista en problemas ambientales que lo enviaran para ver si lograban  resolver el problema.

Me respondió el oficial que llamaría al ejecutivo de salud pública para que mandara un camión  lleno de mascarillas.

Le contesté que la ciudadanía sólo tiene el recurso de acudir a los agentes, debido a que no conocemos otro medio, Y se mantuvo en el mismo espíritu de flema y repitió más o menos los mismos conceptos.

Procedí a llamar al palacio central de la policía y la señorita recpcionista se rió en el teléfono, wen otras ocaciones me han hablado ásperamente.

Confirmo y reafirmo que la uniformada ante este tipo de delincuencia está desarmada. Es más, planteo que nisiquiera está enterada  ni tiene conciencia  de que las excreciones personales están siendo utilizadas como armas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: