EN LA CONSTRUCCION NO SE PUEDE FALLAR

Por Isabel Pérez Santana

Editora  de Perfil

Santo Domingo-2-10-RD

El sueldo de un obrero de la construcción es alto, y vehía mi casa, donde vivo, deteriorarse sin poder  repararla.

Decidí hacer un curso de maestría de construcción, porque veo que los maestros constructores hacen y reparan sus casas con mayor facilidad.

Terminado el curso, las cosas han cambiado notablemente. Ya mi casa no presenta tanto deterioro, pues le doy  cuidados con más conciencia y responsabilidad.Además me sirve de terapia contra la tensión.

En estos días  decidí iniciar los trabajos de una habitación en la segunda. Siempre me gustaron. También a mi madre. Y  me he envuelto en iniciar los trabajos de   la segunda planta. Yo sola, hasta donde se puede solo.

Soy nueva en el oficio y muy de libros, todavía. Pero tengo un tío constructor práctico  con muchos años de experiencia.El es mi  anclaje.

El texto dice que  la base de una columna es tres veces  la dimensión de la misma.  Calculé que esto debía ser integralmente. Es decir, tres veces la dimensión de la columna más la misma medida para lo profundo, teniendo en cuenta el tipo de terreno.

Para confirmar llamé a mi tío, pues  el mundo de la construcción no acepta dudas. En ello se juegan vidas, dinero,nombre social, y escándalos. ¡No creo que alguien esté dispuesto a  exponerse a semejante situación.

Le pregunté a Luís (Pilín) acerca de la profundidad que debe llevar la columna que deseo construir. Una columna de  doce pulgadas de ancho. Lo de los lados de la base lo tenía claro, pero dudaba de la profundidad y mi espíritu se inquietaba al pensar en ello.

tío Luís me dijo que la profundidad depende del terreno. Le informé que construiría sobre caliche. Me respondió que   le diera un metro de profundidad. La columna es para dos plantas.

Entonces me alegré de consultarle. ¡A dos plantas, en terreno de caliche, él le aplica  a la base tres veces la dimensión de la columna! ¡a mi tío Pilín nunca se le ha caído una edificación!

¡Cielos! Mis cálculos resultaron correctos. La dimensión es integral, pero siempre es necesario considerar el tipo de terreno. Eso lo repitió el profesor en clase, contínuamente. Pero hasta este momento lo entendí.

Bueno, sólo contaba con una pobrecita coa, con la cual  ya había inicidado la base de la columna. De modo que corrí a la ferretería y adquirí un hierro   puntiagudo, comodísimo y ya mi espíritu no salta. Estoy tranquila.

La idea de comenzar yo sola  este rabajo duro se la debo y  mi colega y amiga Xiomara  Henso, la cual me aconsejó comenzar block a block, otra amiga reforzó leidea cal contarme  quesu padre construyó su casa de esa manera.

Una de mis preferencias  es  tener todos los recursos  y hacer  el trabajo de un tirón. ¡No esta vez!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: